Nueva edición del Proyecto Educativo de FUHEM

Conscientes de que la educación no es un proceso abstracto, el Proyecto Educativo de FUHEM ha sido reformulado en 2015 tras un amplio proceso de debate, desarrollado a lo largo de casi tres años, en el que ha participado toda nuestra comunidad escolar y también hemos contado con aportaciones externas. El nuevo documento se enmarca en el nuevo Proyecto Institucional de la Fundación, que integra nuestras señas de identidad y nuestra visión del contexto histórico, económico, sociopolítico, ecológico y educativo, así como la redefinición de nuestras prioridades y líneas estratégicas de acción.


El Proyecto Educativo de FUHEM, que recoge la tradición educativa de nuestros centros, plantea los nuevos retos y desafíos que deberán ser concretados en cada uno de los colegios de FUHEM: Hipatia, Lourdes y Montserrat. Mediante la puesta al día y la revisión de la labor educativa de la Fundación, el texto pretende afirmar nuestro compromiso con la búsqueda de respuestas y salidas diferentes, comprometidas y creativas que estén al servicio de una sociedad más justa y solidaria. Trata de articular una propuesta ilusionante, rigurosa y comprometida, que permita que quienes se educan con nosotros se desarrollen integralmente como personas, como parte activa de la sociedad en que viven y como ciudadanos de un planeta a conservar.

Tras unas breves palabras de presentación, el Proyecto Educativo de FUHEM está estructurado en siete apartados:

• Introducción. Con una mirada al contexto actual, tanto a nivel social como educativo, un momento de crisis y cambio que implica desafíos y también la oportunidad de transformación.

• Principios inspiradores. FUHEM entiende la educación como un servicio público, de calidad, inclusivo, con valores y en intensa interacción con el entorno. Un modelo que comparte los rasgos de una escuela pública: accesible, laica, con gestión y funcionamiento transparentes y participativos, y sin ánimo de lucro.

• Competencias y contenidos. Competencias para el crecimiento personal, la construcción del conocimiento, la preparación profesional, la capacidad para establecer relaciones sociales, la creatividad y el interés por la exploración, y la competencia comunicativa en lenguas extranjeras. Y el papel de los contenidos al servicio del desarrollo de las competencias.

• Opciones metodológicas. Los criterios metodológicos apuntan a metodologías activas, que incorporen la cooperación, los aprendizajes significativos, motivadores y gratificantes; con perspectiva global e interdisciplinar; coherentes con la evaluación; que contribuyan a la autonomía del alumnado y se ajusten a sus necesidades y posibilidades individuales.

• Profesorado y personal de administración y servicios. Un equipo humano competente y comprometido que acompañe el proceso de aprendizaje del alumnado y colabore con toda la comunidad escolar para hacer realidad este Proyecto y renovarlo de acuerdo a las exigencias de los tiempos.

• Organización y gestión. El desarrollo del Proyecto Educativo debe cimentarse en estructuras y procesos de organización basados en la participación. Este apartado se refiere al papel de equipos directivos y figuras de coordinación, los consejos escolares y otras estructuras y procesos de coordinación docente y no docente, incluyendo sus criterios de actuación y objetivos.

• Evaluación. Centrada fundamentalmente en los aprendizajes y los logros del alumnado, pero también en los procesos y prácticas educativas, ha de ser coherente, relevante y funcional. A través de un modelo propio y continuo queremos que la evaluación cumpla su función educativa y proporcione elementos para la mejora de los procesos de enseñanza y aprendizaje.