Un viaje hacia el encuentro

Estamos en crisis nos dicen los distintos medios de comunicación. La cosa va mal, hay que apretarse el cinturón. Y el cinturón se aprieta y se aprieta cada vez más pero no sobre las barrigas resultado de la opulencia (que de hecho son las que más precisarían de esta prenda) sino sobre las cinturas de aquellos a los que en el reparto de los recursos les tocó la menor parte. “Para nosotros eso de la crisis no es algo nuevo” cuenta Adama, inmigrante senegalés que vive en España sin papeles desde hace 3 años, “vivimos en crisis desde que nacimos”.

Si bien este escenario no es nuevo en el panorama mundial, si que supone una novedad en el contexto español. En un momento en el que el paro ronda el 20% de la población y que en el sector juvenil alcanza casi el 40%, los discursos racistas y xenófobos comienzan a replicarse y extenderse a lo largo y ancho del territorio: “Los inmigrantes nos quitan el poco trabajo que hay”, “se llevan todas las ayudas y a los españoles no nos queda nada”, “con el panorama que tenemos y encima hay que soportar que sigan viniendo, habrá buena gente pero la mayoría son delincuentes”. Y aunque el sentido común dicta que la mejor manera de solucionar el problema sería quitar más a los que más tienen, parece que concentrar la rabia y la ira en el eslabón social que tenemos inmediatamente por debajo es la tendencia que socialmente se está poniendo en práctica, y este sector está formado, en gran parte, por población migrante.

Por eso pensamos que es importante analizar los distintos aspectos de esto que se nos presenta en los medios de comunicación como crisis económica, pero que en realidad tiene otras dos patas fundamentales: la crisis ecológica y la crisis social. Vivimos en un planeta de recursos finitos que explotamos de manera ilimitada, como si no se agotasen nunca y que, además, están repartidos de manera muy desigual a escala mundial. Suponiendo que tuviésemos sólo 100 manzanas para distribuir entre 100 habitantes resulta que 20 (casualmente la mayoría hombres) se quedarían con 80. Los momentos de crisis son complicados porque tendemos a resolver la urgencia sin analizar el desigual e injusto reparto de los recursos, ni en a quiénes afecta en mayor medida.

Este proyecto educativo es una idea desarrollada por profesorado de los colegios Hipatia y Santa Cristina de FUHEM. Contiene actividades para desarrollar en el aula para Primaria, E.S.O., Bachillerato y F.P.


Acceso a Un viaje hacia el encuentro