INFORMES

     OXFAM, Cultivar un futuro mejor: Justicia alimentaria en un mundo con recursos limitados, junio 2011.

Informe de Oxfam sobre el funcionamiento del sistema alimentario  mundial. Un sistema que sólo funciona para una minoría, dejando que en pleno siglo XXI casi mil millones de personas pasen hambre, miles de millones de consumidores carezcan del suficiente poder y conocimiento sobre lo que compra y come; y que la mayoría de los pequeños productores de alimentos no puedan alcanzar su potencial productivo.

Esta publicación sirve de apoyo a su campaña CRECE que bajo el lema: Otro mundo es posible y podemos construirlo juntos, aborda el sistema actual de provisión de alimentos buscando mejores maneras de crecer, de compartir y de convivir, para ayudar a construir un futuro en el que todas las personas tengan suficiente para comer.

El texto describe la nueva era de crisis a la que nos enfrentamos con escaladas en el precio de los alimentos y del petróleo, eventos climáticos devastadores, derrumbes financieros y contagio global. Detrás de cada una de estas crisis siguen latentes otras como el alarmante cambio climático, una desigualdad progresiva, el hambre y la vulnerabilidad crónica, la erosión de los recursos naturales y las disputas por la tierra y el agua.

Presenta además, los resultados de nuevas investigaciones que predicen un alza del precio de los cereales básicos en un rango del 120-180 % durante las próximas dos décadas, a medida que aumenta la presión sobre los recursos y se agrava el cambio climático.

Oxfam propone rehacer un régimen internacional incapaz de proteger a los más vulnerables, trabajando sobre tres retos: el reto de la producción sostenible, el reto de la equidad y el reto de la resiliencia.

- El reto de la producción sostenible: debemos producir suficientes alimentos nutritivos para 9.000 millones de personas en 2050 a la vez que nos mantenemos dentro de los límites del planeta;
- El reto de la equidad: debemos dar poder a las mujeres y hombres que viven en la pobreza para que puedan producir o comprar suficientes alimentos para comer;
- El reto de la resiliencia: debemos gestionar la volatilidad en los precios de los alimentos y reducir la vulnerabilidad al cambio climático.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                       APDHA,  Derechos Humanos en la Frontera Sur 2010-2011, 2011.

 El nuevo informe de la Asociación pro Derechos Humanos de Andalucía constata que las políticas migratorias y de asilo de España y de la Unión Europea son cada vez más restrictivas, que impera una visión utilitarista del inmigrante como mera mano de obra, que ponen en práctica sistemas de inmigración escogida, que relacionan permanentemente los términos inmigración y terrorismo, y que no respetan el derecho a inmigrar.

Frontera Sur 2010-2011 muestra la Europa Fortaleza y describe las políticas de un continente que pretende defender sus fronteras a cualquier precio, sirviéndose para ello de la externalización, la cooperación condicionada y las injerencias en las políticas de países terceros.

En el informe se hace un análisis de gestión de flujos migratorios, mostrando cómo en los últimos 10 años, las cifras relativas a la inmigración irregular desde el Sur han sufrido cambios significativos. También se profundiza en la poderosa Agencia Frontex, encargada de vigilar las zonas fronterizas europeas, y que ha multiplicado su presupuesto por 14 en los últimos cinco años hasta llegar a casi 88 millones de euros en 2010, pese a las múltiples denuncias de violaciones de derechos humanos a las que hace frente.

En tercer lugar, el informe se aproxima al papel que está desempeñando Mauritania en el control migratorio europeo y cuestiona la existencia y función del centro de retención de Nuadibú así como la cooperación condicionada en este país. También se aborda la situación de la migración subsahariana en Marruecos, con especial énfasis en los solicitantes de asilo, y teniendo presente el papel desempeñado por la UE en el reino alauita.

Por último, se acerca al contexto de Ceuta y Melilla, ciudades amuralladas en las que las personas inmigrantes viven en un limbo legal y vital. La situación de las porteadoras transfronterizas de Ceuta también se ha sido objeto de interés en este informe, dando lugar a un resumen pormenorizado de las condiciones degradantes y peligrosas que estas mujeres sufren para poder sobrevivir.