Editorial

Con el lanzamiento de este Boletín, hemos logrado convertir la histórica publicación del Área Educativa de FUHEM en un boletín electrónico que sustituyera a nuestra veterana revista impresa.

Como todo nuevo proceso, ha resultado más lento y difícil de lo que esperábamos, pero estamos convencidos de que una vez realizados los ajustes de programación y diseño necesarios, ahora contamos con una herramienta que nos permitirá llegar con más asiduidad y menos barreras, tanto a las personas que integran la comunidad escolar de FUHEM como a las que están interesadas en nuestro proyecto educativo, aunque no formen parte del colectivo actual de personal docente y no docente, de familias y de alumnos y alumnas.

Cuando diseñamos y pensamos este Boletín Intercentros digital, queríamos lograr un medio más abierto, más interactivo y más cercano. Esperamos haberlo logrado con un boletín que está colgado en nuestra web, al que cualquier persona interesada puede suscribirse para recibirlo directamente en su buzón de correo electrónico.

Así, ampliamos la difusión de la actividad que desarrolla nuestra comunidad escolar; podemos mantener los canales de comunicación con alumnos que ya no están en nuestros colegios, con familias que guardan un buen recuerdo de su estancia y, en general, con todos los que quieren conocer nuestra labor. Por primera vez, el salto del papel a la red nos permite enlazar a videos de algunas de las actividades realizadas, así como a los canales que FUHEM ha abierto en algunas redes sociales, como las ventanas a Youtube, Facebook y Twitter. Todas ellas, gestionadas con prudencia, manifiestan nuestra intención de escuchar y dialogar, y también, de restablecer el contacto con la amplísima base social de personas que han pasado su infancia y juventud estudiando en centros de FUHEM, a lo largo de decenas de años.

Somos conscientes de que muchas de las noticias que os ofrecemos en este Boletín Digital se nos han quedado “viejas”… Resulta raro encontrar un correo nuevo, de hoy mismo, que trae información de diciembre, del Carnaval, de los proyectos recién iniciados que se están cerrando al acabar el curso escolar… Pero eso también nos ocurría en la edición impresa, que recopilaba noticias al final de los semestres.

Así pues, al igual que la educación implica un proceso y un aprendizaje, reconozcamos las señas de identidad de nuestra publicación, al margen de su soporte, y confiemos en las ventajas que nos ofrecen la tecnología para ir mejorando los ritmos y los contenidos, con el fin de lograr, con la ayuda de nuestra amplia comunidad escolar, un medio de comunicación que nos acerque y nos enriquezca a todos.