Pobreza a nuestro lado

Este proyecto lo empezamos con el motivo de la Operación Kilo de Navidad, porque nos pareció interesante profundizar más sobre el tema de la pobreza a nuestro lado. Siempre hemos pensado que la pobreza es un tema del tercer mundo pero ahora estamos comprobando que también se encuentra en el primer mundo. Con esta idea realizamos varias actividades:

1. Operación Kilo en el centro
Primero realizamos la Operación Kilo en el centro. Durante los recreos, recogimos los kilos de comida que traía el alumnado y el profesorado. Al final de la recogida nos quedamos un poco decepcionados porque, para un colegio de 600 personas, 300 kilos es muy poco y nos dimos cuenta de la falta de solidaridad y empatía que a veces mostramos.

2. Visita al Banco de Alimentos
Después de la recogida, fuimos a llevarlos al banco de alimentos de Madrid. Allí vimos toda la organización en torno a estos alimentos y su distribución. Con esta visita guiada nos dimos cuenta de la gran cantidad de gente que necesita alimentos y la poca comida que se recogió, en proporción.

3. Entrevistas en la calle
Para ver la opinión de la gente sobre el tema de la pobreza, estuvimos en la calle realizando preguntas como “¿Crees que la pobreza existe aquí o en los países del tercer mundo?” o “¿Cuál crees que es la causa de la crisis?

4. Visita a un comedor social
Estuvimos viendo las instalaciones, nos explicaron el funcionamiento de los turnos de comedor, nos explicaron cómo se hace el reparto de alimentos y hablamos con uno de los voluntarios fijos, que a su vez, era usuario del comedor. Esta fue una experiencia muy emotiva. Nos dimos cuenta de lo mal que está la gente, observamos que habían personas que iban al comedor con traje, familias con niños...

Todas estas actividades nos ayudaron a entender mejor la pobreza y que, poco a poco, nos invade más y más. También nos dimos cuenta de que la pobreza no se va a acabar con propuestas como la Operación Kilo y comedores sociales, si no con medidas desde los Estados y Gobiernos, aunque esto no quita el hecho de ser solidario y ayudar, sobre todo, cuando lo tienes tan cercano.