Fuente Ovejuna en Montserrat

Matilde García. Profesora. Colegio Montserrat

Fuente Ovejuna ha sido uno de los títulos que, en la semana del 23 de abril, se ha paseado por las clases y el salón de actos del Colegio Montserrat, en el marco de las actividades organizadas para celebrar el libro. Ha encontrado a muchos lectores e incluso, ha permitido que, por unas horas, los alumnos y alumnas fueran el Comendador, Laurencia, Frondoso o Mengo.

Ha sido necesario situar la figura de Lope de Vega en el momento y en el lugar que le tocó vivir para comprender mejor la grandeza de su producción teatral: nos hemos acercado a la figura de Lope escritor y nos hemos volcado también en su lado más humano y enamoradizo.

Karmele Aranburu y Juan Polanco nos han enseñado que la estructura de las obras dramáticas no sólo se basa en la fantasía del autor sino en las necesidades “técnicas” de los lugares donde se iban a representar esas obras, y también hemos desentrañado la carpintería secreta del verso clásico. En esa época, el gusto del público habitual moldeaba el tono y el contenido de las obras y, en esta ocasión, el acercamiento al verso y la lectura dramatizada de algunas escenas nos ha ofrecido la oportunidad de ser actores y espectadores durante algunas horas. Y se nos ha acostumbrado el oído al ritmo de las redondillas y del romance.

Hemos reflexionado acerca de temas como el honor de los villanos, el derecho de pernada, la justicia popular y regia, el abuso de poder… temas que no están tan lejos de la realidad actual.

Las dos primeras horas del viernes, los participantes practicaron el arte de la esgrima siguiendo las indicaciones de Angel Mauri, maestro de armas y actor.

Y... para ver cómo quedaba en escena, asistimos a la representación de Fuente Ovejuna, en versión de Juan Mayorga, en el Centro Conde Duque, representado por actores de La Joven Compañía de Teatro Clásico.