Compartir el entusiasmo por la ciencia

Un año más, y por séptima vez, las instalaciones del Círculo de Bellas Artes de Madrid se llenaron de alumnos y alumnas dispuestos a disfrutar de la ciencia y compartirla con sus compañeros de proyecto, los participantes de otros centros escolares y el público general. La Feria Científica, que volvió a ser unos de los grandes reclamos de la convocatoria de las jornadas “Con Ciencia en la Escuela”, llenó el Salón de Baile del Círculo de Bellas Artes de grandes y pequeños dispuestos a explicar sus hipótesis y descubrimientos.

La ciencia, combinada con unas buenas dosis de imaginación y la mirada de otras asignaturas y diversas disciplinas artísticas, fue la nota predominante de las experiencias mostradas por 18 centros educativos madrileños. Propuestas relacionadas con la geometría, la alimentación, el agua, la electricidad, la robótica… Todo ello con títulos atractivos y sugerentes como “Ciencia hasta en el desayuno “, “Cómete el coco con la topo”, “La ciencia del dragón” o “La clave de la belleza”, entre muchas otras propuestas.

Hipatia, Lourdes y Montserrat: aprender de la célula, el agua y las palabras

Los colegios de FUHEM, Hipatia, Lourdes y Montserrat, ofrecieron en sus respectivos stands los proyectos: “Construyendo la célula/Jugando con los elementos”; “Palabras que vuelan” y “El camino del agua”. El alumnado presente y los docentes que les acompañaban nos contaron así su experiencia de participar en la Feria de la Ciencia.

Hipatia: “Construyendo la célula”/“Jugando con los elementos”.

Eva Viviente, profesora de plástica en Hipatia, explica que en el proyecto han participado tres departamentos distintos: ciencias (física, química y biología), artes y tecnología. Desde ciencias se trabajaron y se propusieron los contenidos, la célula y los elementos; y en plástica se realizaron distintos materiales para representar las células y trabajar el volumen. Por último, en tecnología se ayudó a programar un “prezi” que muestra la tabla periódica”.

Marcos Rivas, también profesor de Hipatia, incide en la dimensión que ha supuesto participar en estas Jornadas, en relación al trabajo en equipo y la colaboración entre departamentos y docentes: “ha sido un proyecto muy gratificante en el que han participado 14 aulas en total”.

Montserrat: “El camino del agua”

Elsa E., Paula G. y Paula V., alumnas de 4º de ESO del Colegio Montserrat, cuentan que les encanta participar en las Jornadas “Con Ciencia en la Escuela” porque “podemos mostrar a la gente todo lo que hemos aprendido durante el curso”. Además, parte de su cometido en la Feria Científica consistía en explicar a niños y niñas de Primaria el ciclo del agua y concienciarles para que no malgasten este recurso.

Ekaitz Urkitza, el profesor de Montserrat que acompañaba al grupo, explica que este grupo de alumnos y alumnas ya trabajaron el tema de la auditoria energética el año pasado. En esta nueva edición, quisieron volver a colaborar y para ello, aprovecharon su experiencia del año pasado y sus nuevos conocimientos.

“Palabras que vuelan”

Por su parte, el alumnado del Colegio Lourdes de 2º de ESO ha construido cometas, aviones y globos decorados con palabras “para que vuelen y lleguen a más gente”, explica Magda Gil Fernández, profesora de este centro. La inspiración del proyecto vino a partir del libro de otra profesora, María González, titulado “Palabras que nos sostienen”.

En el proyecto, han participado cuatro departamentos del centro: lengua, plástica, tecnología y audiovisuales. Para culminar la iniciativa pretenden difundir un vídeo en el que se muestre cómo vuelan estos artefactos cargados de mensajes. Además, estos aviones están a la venta y el dinero recaudado será para ayudar a la población siria.

La Feria fue un fantástico escenario para ver el entusiasmo científico de alumnado y profesorado, como muestran las fotografías que hemos recogido en este álbum de Facebook y en el breve video resumen que podéis ver bajo estas líneas.


Además de la Feria Científica, esta nueva edición de las Jornadas Con Ciencia en la Escuela contaron con un extenso programa, plagado de actividades en las que, además de los centros escolares, participaron numerosas entidades científicas. Como siempre, las actividades paralelas, con intervenciones de Premios Nacionales de Ciencia en Acción, talleres, espectáculos de magia, música y teatro dejaron un buen sabor de boca en todos los asistentes. ¿Empezamos a pensar en la octava edición?