Balance del proyecto Alimentando otros modelos

El proyecto “Alimentando otros modelos” se puso en marcha en los tres colegios de FUHEM, Hipatia, Lourdes y Montserrat, en el curso 2013/14, tal y como os contamos en su día, y constituye una experiencia singular en la Comunidad de Madrid.

Articulado a través de tres ejes principales, ha supuesto la introducción progresiva de alimentos ecológicos en los comedores de nuestros centros escolares; en segundo lugar, el trabajo educativo con el alumnado y la comunidad educativa; y por último, el fomento del consumo ecológico de las familias, potenciando la creación de grupos de consumo en los que las familias puedan adquirir estos productos en contacto directo con los/as proveedores/as.

Desde su inicio, este proyecto persigue varios objetivos: contribuir a la mejora socioambiental; mejorar la salubridad y el sabor de la comida; acercar el discurso y la práctica en FUHEM; potenciar la proyección educativa de los contenidos ecosociales; y dotar a los centros educativos de más sentido para las familias.

 

Productos ecológicos, cercanos y de temporada: un comedor escolar más sano

Desde el curso 2014/15, en los comedores de nuestros centros escolares, se ha introducido todo el alimento fresco, las legumbres, los cereales (salvo el pan), y el aceite de producción ecológica, de temporada y de cercanía. El resto de productos también son de producción peninsular. Estos cambios se han implantado con una subida mínima en las cuotas de comedor, partiendo de la experiencia piloto del curso anterior y teniendo que superar varias dificultades, como los cambios en el sabor de algunos platos.

En segundo lugar, se facilita la creación y desarrollo de grupos de consumo en nuestros colegios. En ellos, las familias y el profesorado se ponen en contacto directo con productores/as agroecológicos para tener en casa la misma calidad alimentaria que sus hijos/as tienen en el comedor, a un precio asequible, ya que se suprimen los gastos de intermediación. Ahora mismo hay funcionando, al menos, un grupo en cada uno de los tres centros de FUHEM.

Finalmente, se han puesto en marcha distintas iniciativas para que estos cambios se conviertan en recursos didácticos, muchos de los cuales se ofrecen en el blog Tiempo de Actuar. Estas iniciativas van dirigidas al alumnado (concurso de logos, intervenciones en aula, carteles explicativos, mensajes en los menús, interacción con otras dinámicas escolares como los huertos), las familias (charlas-debate, encuestas, circulares), el profesorado (cursos de formación, guía didáctica), y el personal de comedor (formación). Todo ello con la vocación de una inclusión transversal de las competencias relacionadas con el modelo agroalimentario en el currículo.

Una encuesta para saber más y encarar el nuevo curso

De cara a afrontar el tercer curso del proyecto, en 2014/15 se realizó una encuesta entre familias, alumnado y monitores/as de comedor (que da continuidad a la ya realizada el curso anterior), para conocer sus opiniones sobre el funcionamiento del comedor escolar. De los datos que arrojan los cuestionarios recibidos hemos obtenido varias conclusiones:

- Más del 50% de las familias hacen una valoración general bastante positiva del proyecto.
- El alumnado también valora mayoritariamente de forma positiva el proyecto.
- Los cambios que se han hecho en los menús escolares, con unos criterios mucho más ambiciosos que en el curso anterior, cuentan con un respaldo del 85% de las familias.
- De forma generalizada, las motivaciones de la puesta en marcha del proyecto (salud y nutrición, sostenibilidad y consumo responsable), son conocidas de forma clara por familias y alumnado.

Los puntos fuertes y débiles del proyecto

Entre los principales problemas detectados destaca el del sabor de la comida y la forma de cocinarla. A pesar de que predominan las familias que no han notado cambios, ésta es la principal queja. Ante la aparición de estos problemas, se realizaron sesiones de formación con los equipos de cocina sobre cómo mejorar la cocina de los productos ecológicos, cuya calidad es reconocida como la principal mejora por parte de las familias. Entre el alumnado, una mayoría bastante amplia considera que las frutas y verduras les gustan bastante más ahora que antes.

Posibles cambios para el curso 2015/16

Las familias han apoyado de forma muy mayoritaria la opción de elaborar una vez al mes un menú íntegramente vegetariano, una opción que contribuirá a reducir la huella ecológica de nuestros comedores.

En cuanto a los grupos de consumo, son conocidos por el 83% de las familias, un 10% más que el curso pasado. De ellas, el 78% valora positiva o muy positivamente la posibilidad de que existan estas iniciativas en los centros escolares. Las familias que no participan aducen principalmente problemas logísticos y de falta de tiempo para poder involucrarse.

(Acceso al informe completo: Análisis de las encuestas de evaluación sobre los comedores escolares del curso 2014/15).