La economía solidaria no está en paro