París 2015: el único margen, la emergencia mundial