Cómo transformar el patio de la escuela

Ares González y Ana Chiverto. Colegio Lourdes

El patio de la escuela parece el tema de moda porque ahora mismo es una realidad social que los espacios exteriores de juego no están dando todas las posibilidades que podrían dar. Hay muchos centros, familias, docentes que quieren transformar el patio y dar forma a esta necesidad e inquietud. Pero... ¿Cómo lo hacemos?



Transformar el patio no es pintar en el suelo cuatro juegos tradicionales sino que es acoger las posibilidades del espacio para convertirlo en un lugar donde la vida y el aprendizaje se dé por sí mismo de forma espontánea. Un lugar muy pensado y diseñado bajo principios pedagógicos que sean la base de lo que suceda.

Vamos a dar nuestro humilde punto de vista a este proceso que hemos realizado en el Colegio Lourdes, sencillamente porque estamos inmersos en la transformación de nuestro patio en jardín y, como coordinadores de la etapa, podemos contaros qué hemos hecho en el equipo y cómo lo estamos llevando a cabo con las familias.

¿Qué se necesita?

En primer lugar, muchas ganas porque una transformación requiere un esfuerzo grande y colectivo de planificación, investigación y desarrollo. Solemos ver la última parte, la trasformación del jardín. Sin embargo, para llegar a eso hay muchas horas detrás de reuniones, diseño, coherencia pedagógica, etc.

- Presupuesto. Parece una obviedad pero determinará bastante el proceso. Nosotros hemos tardado más años para poder hacerlo con un presupuesto que fuera suficiente. En nuestro caso, los fondos son de FUHEM pero los colectivos educativos están moviéndose a través de partidas públicas de ayuntamientos o crowdfounding de las familias. Aquí la inventiva es la mejor herramienta, de eso sabe bastante el colectivo docente.

- Formación. Realizar esta transformación sin formarse, simplemente basándonos en patios y jardines de coles molones no es suficiente. Cada elemento ha de tener un porqué y una base pedagógica y eso no viene en Internet. Este momento es el ideal para realizar un análisis del patio, sus características y posibilidades. Nosotros hemos hecho este trabajo con una especialista en espacios exteriores de juego, Isabel Recio Cabrero. Otra fuente muy fiable es el Safareig.

Realizar un proyecto de transformación. Una vez que tenemos esta base podemos empezar a definir, planificar, para después ejecutar el proyecto. ¿Cómo se desarrolla un proyecto para transformar el patio?

Para desarrollar cualquier proyecto se necesita concretar estos estadios:

- Definición del proyecto
Nosotros tuvimos que realizar un proyecto de innovación donde incluíamos justificación, referentes pedagógicos y el trabajo de la formación donde realizaríamos un diseño inicial del jardín entre los docentes, legislación, etc...

- Planificación
Esta parte es la que más tiempo lleva. Son muchísimos los interrogantes: ¿cómo vamos a realizar lo que queremos hacer?, ¿quién lo va a realizar?, ¿qué materiales y herramientas se necesitan?, ¿dónde conseguimos cada elemento?, ¿quién nos asesora cuando necesitamos ayuda técnica?

En nuestro caso, dividimos la transformación en varias fases: La fase 0 es la planificación e incluye la formación y el diseño de las zonas de movimiento, de encuentro y de calma, de juego simbólico, de experimentación, el desarrollo del arenero, las sombras y la estética; la fase 1 es de obra, contratando a una empresa externa para modificar la estructura y visión general del patio; la fase 2 consiste en pintar el jardín según criterios estéticos y estructuras hechas con palets; la fase 3 es para hacer estructuras de juego simbólico e inclusión de la flora (estas dos últimas se realizan con familias). ¡Imaginad todo lo que hay que tener en cuenta para planificar!

- Ejecución y monitorización
Hecha la planificación de cada fase ahora toca ver cuáles son las acciones que vamos a realizar, listarlas, prever todo lo que se necesita y llevarlo a cabo. Además, se necesita monitorizar todo el trabajo porque habrá contratiempos y será necesario volver a planificar por el camino.

- Conclusión y evaluación
Por último, habrá que concluir, porque al menos todo este trabajo requiere un agradecimiento a la comunidad y una fiesta que ya tiene fecha: el 16 de junio de 2017, por la mañana.

¡Qué bien, celebramos nuestro nuevo patio! ;-)