Decidir en los procesos de paz, un derecho de hombres y mujeres