Dos menos uno, dos. Quién decide el precio de los alimentos