La Unión Europea frente al problema del desempleo juvenil: las migas de un pastel que se comen otros