Gestión de flujos migratorios: prueba definitiva para la Unión Europea