Raíces socioecológicas de una pandemia prevista

Aunque la pandemia de la COVID-19 ha cogido por sorpresa a la mayoría, hace décadas que se conocen las relaciones directas e indirectas entre los cambios en los usos del suelo, el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la aparición de enfermerdades infecciosas provenientes de zoonosis. Explicamos algunos de los mecanismos y procesos ecológicos que subyacen al surgimiento de esta amenaza y su relación con los extractivismos, como la ganadería industrial, y la globalización. Invitamos asimismo a la reflexión sobre algunos de los impactos socioecológicos de la desregulación ambiental que se está generando desde el estallido de la pandemia.


El desafío de la prevención del genocidio

: El genocidio no sólo es un crimen contra la humanidad por su propia definición, sino que incluye el agravante de contener la intención específica de destruir “en su totalidad o en parte” a un grupo de personas, no por acciones que hayan cometido como individuos sino por características más o menos intrínsecas a su ser, como son la raza, etnia, religión u origen nacional. La definición de este crimen, establecida en 1948, no ha impedido que la comunidad internacional se haya mostrado pasiva ante repetidas instancias de este tipo de crímenes masivos. Las atrocidades cometidas en Ruanda y en los Balcanes, evidencia de un fracaso colectivo, han motivado la búsqueda de mecanismos específicos para cambiar la cultura de reacción ante actos de guerra y violaciones masivas por una cultura de prevención.


La cuestión nuclear iraní: ¿derecho soberano o desafío al sistema de no proliferación?

El Gobierno iraní, haciendo uso de sus derechos contemplados en el Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares (TNP), decidió reanudar sus investigaciones y desarrollo nuclear con fines pacíficos a partir del 9 de enero de 2006. Ello generó una vasta reacción de la comunidad internacional, ya que, si bien se trata de un derecho soberano, este proceso puede llevar a la posibilidad de enriquecer uranio y, eventualmente, a obtener la capacidad para fabricar armas nucleares. La escalada de tensiones llevó el caso hasta el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.


Hacia un Estado de Derecho global

El artículo cuestiona la interpretación del 11-S como un atatque a EE UU y su población, y defiende que cae en la categoría de crímenes contra la humanidad, para pasar a examinar posibles actuaciones alternativas de EE UU y otros actores globales mediante una interpretación más cosmopolita de la situación.


Justicia kichwa como práctica de identidad étnica

El autor plantea la relación entre la administración de justicia y los procesos de identificación que viven actualmente los pueblos y nacionalidades indígenas de Ecuador, en especial la nacionalidad Kichwa.


Los abismos de la desigualdad en América Latina

El explosivo crecimiento de la población de América Latina en el último medio siglo no se ha visto aparejado por un desarrollo socioeconómico similar. Tampoco ha implicado una vuelta de tuerca a la persistente desigualdad. Existe una gran distancia entre los elevados índices de crecimiento demográfico y aquellos que marcan desarrollo económico y social: de los 507 millones de personas que habitaban la región en 2003, el 43,4% vivían bajo la línea de la pobreza y el 18,8% sobrevivían en la indigencia.


El fin del drama serbio-montenegrino

El 28 de junio de 2006, Montenegro se convirtió en el 192º Estado de Naciones Unidas, al ejercer su derecho a la autodeterminación y elegir la independencia de Serbia el 21 de mayo. La decisión de independizarse tiene consecuencias importantes, no solamente dentro de Montenegro sino también en la región, e incluso mas allá, para países de la Unión Europea. Mientras unos lo ven como la última fase de desmembramiento de la antigua Yugoslavia, otros lo perciben como el golpe final a los nacionalistas serbios, transformando Montenegro en un aliado fiel de la UE y alejando el país de la tradicional influencia rusa en la zona.


Colonialismo hídrico en Oriente Medio

El reparto de los recursos hídricos en Oriente Medio ya ha ocasionado fuertes incidentes, e incluso guerras abiertas, y podría en el futuro engendrar graves situaciones de conflicto. La naturaleza “conflictiva” del agua es un hecho universal, pero en Oriente Medio es un problema especialmente virulento en la medida en la que se adosa a problemas políticos particularmente complejos, y se desarrolla en una región donde se condensan identidades magulladas y oposiciones irremediables. Un ejemplo de ello es la desigual explotación de la cuenca del Jordán y de los acuíferos de Gaza y Cisjordania.


Globalización y movimientos migratorios

Las políticas de reestructuración vinculadas a la globalización agravan la
fractura social y la inseguridad económica, factores que, a su vez, aumentan las presiones migratorias. En un mundo dividido entre ganadores y perdedores, no se puede pensar que los perdedores van a desaparecer por arte de magia: forzosamente deberán buscar mejor suerte en otro lugar. Los procesos de integración a la economía mundial han intensificado los efectos perturbadores de la modernización y el desarrollo capitalista. El potencial migratorio resulta de las diferencias salariales entre los puestos de trabajo “abiertos” a los inmigrantes, como las que existen entre México y EEUU, Polonia y Alemania o, incluso, entre Indonesia y Malasia. En numerosos países del Sur, la liberalización desenfrenada del comercio engendra un crecimiento del desempleo y estimula la emigración. Contrariamente a lo que se piensa, las empresas transnacionales y la Inversión Extranjera Directa (IED) tienen un impacto muy menor en términos de creación de empleo en los países de emigración. La libre circulación de bienes y de
capitales no disminuirá las necesidades de “circulación” de las personas, sino todo lo contrario.


Entrevista con Jorge Riechmann

Filósofo, poeta, escritor, licenciado en Matemáticas, doctor en Ciencias Políticas, Jorge Riechmann es además investigador y activista sobre cuestiones socioecológicas del Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud de CC.OO. En esta entrevista reflexiona sobre la triple crisis socio-ecológica que atraviesa el planeta y analiza los cuatro tipos de problemas que actualmente enfrenta la humanidad. Estos problemas tienen una relación directa con los estilos de vida de las sociedades desarrolladas; de ahí que Riechmann proponga una revisión de nuestros modos de vida que favorezcan la autocontención y el ecosocialismo.


El conocimiento tradicional para la resolución de problemas ecológicos

La etnoecología estudia el conocimiento ecológico local de grupos indígenas y comunidades que viven en zonas rurales. El conocimiento ecológico local, considerado por muchos rudimentario y superfluo, es en realidad el fruto de la adaptación humana al medio ambiente y puede ser una herramienta en el desarrollo y en la conservación de la diversidad biológica y cultural. En este artículo se revisan algunos estudios que ilustran el potencial de la etnoecología para aportar elementos en debates complejos actuales. Específicamente, se abordan los aportes reales y potenciales de la etnoecología en la conservación de la diversidad biológica y cultural, el manejo sostenible de los recursos naturales, el desarrollo local y el cambio climático.


¿Qué sostenibilidad?: una lectura desde la Filosofía Práctica

La sostenibilidad ya no es sólo un ideal porque aspiremos a tener el mejor de los mundos posibles (visión positiva), sino porque, como prioridad, queremos vivir en un mundo habitable como contrapartida a un mundo incompatible con la satisfacción de las necesidades más básicas para todos los habitantes del planeta (visión negativa).
El artículo parte de las definiciones de sostenibilidad aportadas por el Informe Brundlandt y del Informe Caring for the Eath, de la Unión Mundial para la Conservación de la Naturaleza, y hace mención a las teorías de diversos especialistas sobre el tema: Jorge Riechmann, Luis Enrique Espinosa, Michael Jacobs, Luis M. Jiménez Herrero, Jose Luis Naredo y Andrew Dobson.
La autora constata las diversas dimensiones de la sostenibilidad: la dimensión ecológica, la dimensión social y la dimensión económica.
Analiza la controversia que genera el término sostenibilidad en función de lo que ha de sostenerse y el grado de protección ambiental (sostenibilidad débil o fuerte). Por último, desarrolla el concepto de sostenibilidad a través de la ética.


Rusia y EEUU en el Caúcaso occidental: lecciones de una crisis

Carlos Taibo proporciona valiosas claves para comprender los oscuros acontecimientos de la guerra acaecida en el Cáucaso el pasado agosto y los papeles en ella desempeñados por Rusia y los EEUU.

Según el autor, a duras penas puede exagerarse el relieve geoeconómico y geoestratégico del Cáucaso. La región, ubicada en la proximidad de lo que convencionalmente se entiende que es el Oriente Próximo, ofrece una atalaya privilegiada para controlar lo que ocurre en una parte del planeta en la que se dan cita Europa, Asia y África. No sólo eso: se halla muy cerca de riquezas ingentes en materias primas energéticas, como las que atesoran el golfo Pérsico y, más aún, la cuenca del mar Caspio. De resultas de las disputas correspondientes, el trazado de conductos de transporte, viejos y nuevos, es una fuente permanente de controversia entre los países de la región. Además, en el Cáucaso se manifiestan algunos de los signos de ese choque de civilizaciones que el pensamiento conservador norteamericano interesadamente identifica en la forma, en este caso, de una confrontación entre cristianos y musulmanes.


El reto de la ciudadanía ante la crisis ecológica

Ángel Valencia nos ofrece las aportaciones y debates que se vienen desarrollando desde la teoría política verde en relación con la construcción de una noción de ciudadanía que exprese las obligaciones cívicas que conlleva afrontar los retos que plantea la crisis ecológica.
Según el autor, el siglo XXI será el del medio ambiente o no será. En los países ricos debe darse un ligero decrecimiento económico que sea socialmente sostenible. La teoría política verde reciente ha contribuido con la idea de que la ciudadanía constituye una clave fundamental de la sostenibilidad a través de la noción de ciudadanía ecológica. Esta implica una toma de conciencia que determina buenas prácticas medioambientales. A diferencia de otras nociones de ciudadanía, la ecológica no se basa tanto en los derechos como en las obligaciones; en su ámbito de actuación es tan importante la esfera de lo privado, como la de lo público; y se dirige a un sujeto que va más allá del Estado-nación, siendo por ello una suerte de ciudadanía global o cosmopolita.


Entrevista a José Luis Gordillo

Hoy día persisten numerosos puntos oscuros sobre qué ocurrió realmente el 11 de septiembre de 2001 y por qué. La historia oficial que ofreció el gobierno Bush se dio por buena y no se cuestionó apenas en instancias políticas, pese a las numerosas incongruencias. Salvador López Arnal ha hablado al respecto con José Luis Gordillo, profesor de Filosofía del Derecho de la Universidad de Barcelona, miembro del consejo de redacción de la revista "Mientras tanto" y autor de "Nostalgia de otro futuro. La lucha por la paz en la posguerra fría" (Trotta, Madrid, 2008). En esta entrevista, Gordillo, activista del movimiento pacifista desde hace décadas, cuestiona –junto con otros 400 profesores universitarios y otros tantos profesionales de diversas disciplinas- la versión oficial y pone de manifiesto datos inquietantes que apoyan la tesis de que se trató de un acto de terrorismo de Estado.


Los conflictos del cambio climático

Pablo Cotarelo, responsable del área de Cambio climático de Ecologistas en Acción, reflexiona sobre la relación entre cambio climático y el aumento en la incidencia de conflictos, fundamentalmente expresados como resistencias al sistema y tensiones sociales, como resultado de una mayor presión sobre recursos básicos.

Según el autor, el origen de los conflictos en las últimas décadas han estado marcados por la lucha, abierta o encubierta, a nivel global o a nivel local, por el acceso a los recursos, como el agua, los minerales, las tierras y las fuentes energéticas.
En la actualidad el reto de la prevención de los conflictos, desde los estructurales hasta los de baja intensidad, pasando por los armados, se encuentra en la arena de la protección del entorno, cuyas mayores amenazas, presentes y futuras, están relacionadas con el cambio climático.
La perturbación más evidente de dicho cambio y, por tanto, el origen más claro de conflictos, sería la relacionada con sus efectos físicos directos. Las consecuencias de este fenómeno van desde la reducción de recursos básicos, como el agua y la tierra, hasta el empeoramiento de las condiciones de vida debido al aumento de temperatura, la subida del nivel del mar y la propagación de enfermedades, pasando por el drama de las migraciones.
El texto termina analizando las políticas a llevar a cabo para paliar sus consecuencias, una vez que se tiene información y cierta conciencia del problema del cambio climático, teniendo en cuenta que independientemente de su efectividad, rapidez o conveniencia, algunas de estas medidas causan y causarán conflictos de muy diferente naturaleza y alcance.


Entrevista a Saturnino M. Borrás Jr.

La convergencia de crisis alimentaria, energética, financiera y climática es el factor más importante de la actual fiebre global de tierras.. El Boletín Ecos ofrece una entrevista a Saturnino “Jun” Borras Jr. profesor asociado de desarrollo rural, medio ambiente y población del International Institute of Social Studies (ISS) de La Haya y profesor adjunto de China Agricultural University en Beijing, donde se abordan cuestiones referidas al fenómeno del acaparamiento de tierras. Cuestiones como las causas que lo potencian, los agentes involucrados y el papel de los gobiernos, así como las consecuencias sobre las poblaciones afectadas (desposesión y desplazamiento) y el daño al entorno biofísico. Se tratan también otros aspectos como los tipos de códigos de regulación y la articulación de la resistencia por parte de diferentes grupos sociales, fundamentalmente movimientos campesinos y de justicia ambiental


Diversidad y política pública

Las sociedades actuales son multiculturales. La presencia de la inmigración conlleva la
representación de rasgos de otras culturas, lenguas, costumbres y religiones, que acompañadas de una intensificación en la circulación de ideas, imágenes e iconos a través de unos medios de comunicación e información cada vez más omnipresentes, componen la visión de una sociedad diversa. Nos encontramos ante uno de los retos más importantes para la vida en democracia.
En pocos años hemos pasado de un modelo de sociedad monocultural, donde lo diverso era interpretado en términos de anomalía o patología, a otro donde la diversidad forma parte constitutiva de la sociedad y se convierte en su cultura. Es un contexto en el que, sin embargo, no faltan conflictos debidos a las diferencias. De ahí la necesidad de construir políticas públicas de reconocimiento de la identidad sociocultural para que se pueda articular de manera satisfactoria la convivencia.
El autor considera que las políticas públicas, no deben ser unidimensionales, sino que tienen que tener en cuenta que los bienes que distribuyen (salud, educación, seguridad, cultura, etc.) tienen como receptor a un público cada vez más heterogéneo. A partir de esta premisa, las políticas públicas deben orientarse a lograr la coexistencia de diferentes culturas y tradiciones en una esfera pública inicialmente ocupada por una cultura dominante, y ser capaces de gestionar la diversidad, que se ha convertido en sí misma en una forma de cultura.


La desregulación de la relación salarial y el retorno de la condición obrera en Europa

En los últimos años, un colectivo ha acaparado creciente atención política: los trabajadores pobres. Lo que parece estar detrás de su resurgir es una nueva ola de extensión del mercado de trabajo global. Cuanto más débil sea Europa y menores sus lazos no mercantiles de determinación de las condiciones de vida, mayor será la relación entre el poder y extensión de nuestras élites económicas (insertadas en la economía global) y la extensión de la población circulando en los márgenes de un mercado de trabajo cada vez más desregulado.
Sólo la conciencia sobre el hecho de que el mercado de trabajo funciona con la misma «globalidad» que el mercado financiero, puede ir abriendo el camino político para una racionalidad política y colectiva que actúe sobre la visibilización y valorización del trabajo asalariado. Condición previa para al menos una división y un reparto más racional del mismo.


La crisis capitalista y el deseo de democracia

El autor describe en este artículo lo que él considera un secuestro de la política perpetrado por la economía. Una economía ante la que se inclinan los parlamentos, las instituciones, la cultura, el conocimiento y hasta el amor. El capitalismo ni siquiera en sus períodos de crecimiento puede generalizar la democracia como procedimiento de gestión y en períodos de crisis o de recesión, la democracia es el único procedimiento de gestión verdaderamente incompatible con el capitalismo. El texto analiza el origen de la primavera árabe y la compara con el movimiento 15 M, ya que ambas se inscriben en la misma falla tectónica de la crisis capitalista y revela la globalización de las respuestas frente a la globalidad de la agresión.
Retenida lejos de los centros de decisión, despreciada o sobreexplotada en el mercado laboral, moldeada por hábitos homogéneos de consumo, la juventud ha acabado por convertirse (en Europa y en el mundo árabe) en una “clase social” transmediterránea que, por sus propias características materiales, no reconoce límites de edad.


¿Por qué los pueblos indígenas son la memoria de la especie?

Cuando un organismo existe no solamente por su adaptación a las condiciones actuales sino en función de lo aprendido en el pasado, se dice que posee una memoria. Todos los seres vivos mantienen, como especie, una memoria representada por su código genético. Ello hace posible fenómenos tan inusuales como la llamada “reverse evolution” (evolución hacia atrás), por la cual una especie puede retornar a antiguos estadios (combinaciones genéticas ya utilizadas) que le permiten adaptarse a nuevas condiciones. La especie humana también posee una memoria, por medio de la que logra adaptarse y aprovechar su entorno natural, pero ésta no es ya sólo genética sino también cultural. Esta “memoria de especie” toma la forma de una sabiduría, de una experiencia aprendida y perfeccionada colectivamente a lo largo del tiempo, de un saber transmitido de generación en generación. Este artículo está dedicado a ilustrar la existencia de esa memoria de especie, en las sociedades humanas, la cual ha sido fuertemente diezmada por el avance de la modernidad y sus aparatos tecno-económicos. Hoy, esta memoria subsiste y resiste como parte de la cultura de los llamados pueblos indígenas.


Aristas esenciales de un pensador poliédrico (I). Manuel Sacristán (1925-1985), a los 25 años de su fallecimiento

El autor recorre en estas líneas la trayectoria vital, intelectual y político-ciudadana de Manuel Sacristán, filósofo y catedrático de Metodología de las Ciencias Sociales en la Universidad de Barcelona. Su extensa obra se fraguó en las difíciles circunstancias del franquismo. Sacristán combatió y vivió entre sus largos, numerosos y prolongados tentáculos represivos donde, a pesar de ellos, cuidó con mimo y pasión la razón pública y los sólidos cimientos en los que esta debía tomar pie. Su papel fue decisivo en la reintroducción y cultivo en España de la tradición marxista. El marxismo era concebido por él como un intento de formular conscientemente los supuestos y las consecuencias del esfuerzo por crear una nueva sociedad y cultura de ciudadanos comunes, cuyas implicaciones teóricas y horizonte intelectual debían cambiar en cada época. Sacristán produjo una reorientación de sus categorías centrales acorde con las urgencias ecológicas, la crisis del sistema patriarcal, la banalización del trabajo y la violencia y el fuerte incremento de la marginación política de la ciudadanía.


Constitucionalización del principio de estabilidad presupuestaria y cláusula del Estado social

La reciente reforma del art. 135 de la Constitución ha otorgado rango constitucional al principio de estabilidad presupuestaria y a las limitaciones al déficit y al nivel de endeudamiento público que ya imponía el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea. Ello implica restricciones del gasto público, y no sólo en situaciones de profunda crisis económica como la actual, sino con carácter estructural, que pueden afectar a la efectividad de los derechos socioeconómicos de prestación que son expresión de la cláusula del Estado social. Sin embargo, el principio de estabilidad presupuestaria no es absoluto y debe interpretarse en armonía con el resto del texto constitucional, como lo demuestra el hecho de que encuentre límites, entre otros supuestos, en las situaciones de emergencia extraordinaria que escapen al control del Estado y perjudiquen considerablemente la sostenibilidad social del mismo.


Entrevista a Francisco Fernández Buey

Esta entrevista está incluida en el “In Memoriam” dedicado a Francisco Fernández Buey, y fue realizada en el año 2010, durante una estancia en México, en la que fue invitado por el Centro de Investigaciones Interdisciplinarias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), para impartir una conferencia sobre su libro Marx (sin ismos) dentro del «Seminario Permanente “Marx Revisitado”, segunda vuelta»
Francisco Fernández Buey contesta a cuestiones relacionadas con sus orígenes, antecedentes familiares, y cómo vivió la época del franquismo.

Dentro de su obra hablan sobre cuáles son los libros fundamentales, en su formación crítica, y cómo en sus libros a menudo hace referencia a diversas películas, así como los pensadores que le han inspirado: Maximilien Rubel, Louis Althusser, John Bellamy Foster, Karl Kraus, György Lukács, Walter Benjamin, Bertolt Brecht, Simone Weil, Hannah Arendt, Primo Levi y Antonio Gramsci.

Una de las preguntas aborda los conceptos Estado de Bienestar, decrecimiento y metabolismo, otra sobre el trabajo de las ONG, y otras en relación a su opinión sobre la izquierda, sus fundamentos actuales y sus perspectivas de futuro.

En un momento de la entrevista se aborda el contenido de su libro •Marx (sin ismos)” y sobre el papel que la cultura y la educación tienen en la creación de un mundo mejor, Fernández Buey contesta que la educación es fundamental en la formación de conciencia, haciendo hincapié en la importancia de la coherencia moral, y en la necesidad de procurar que ética y política no sigan dándose de golpes como lo han hecho a lo largo de la historia europea.


La producción política de la precariedad juvenil

En los últimos veinte años, producto de eso que podríamos denominar ciclo neoliberal, hemos conocido la transición entre el modelo productivo en masa de la mano visible −con un esquema jurídico de reconocimiento y visibilización también de derechos laborales fijados y prefijados sobre todo en el ámbito de las grandes empresas−, ligada a la demanda de grandes volúmenes de producción y a la obtención de economías de escala para amortizar grandes inversiones y generar rentabilidad a medio plazo; y una empresa flexible y de rápida innovación y acelerado cambio técnico, volcada en la adaptación a las diferencias y segmentos de un mercado especialmente fragmentado, donde la lógica económica correspondiente no es tanto la búsqueda de economías de escala, como la de las economías de organización y gestión de los recursos.

Y en esta transición se han invisibilizado y debilitado hasta la volatilización gran parte de las seguridades jurídicas que construían la norma de trabajo, con ello los sistemas salariales, y de incentivos, la duración de los contratos y la estructura y agentes de la negociación colectiva han estallado en un conjunto completísimo de dinámicas que tienden a la fragmentación −hasta la personalización− y a la pérdida en gran parte de los eslabones y actividades de la cadena productiva, de referentes colectivos o de mecanismos institucionales de defensa.


De la crisis del empleo al desmantelamiento del Estado de Bienestar

Muchas son las cosas que han cambiado en la sociedad española desde que la crisis financiera hiciera añicos el sueño de nuevos ricos de los primeros años del siglo XXI.
El autor centra su análisis en dos de los aspectos que pueden tener una mayor incidencia sobre el futuro de la sociedad española. Junto a la enorme destrucción de empleo y el brutal crecimiento del desempleo correspondiente, probablemente, el segundo factor que más incidencia va a tener en la transformación (en negativo) de la sociedad española en el futuro más próximo sea el ataque al que se está sometiendo al escasamente desarrollado y tardío Estado de bienestar.


Un paso hacia atrás para ir adelante

Artículo perteneciente al Especial Ecologismo y Religión publicado en el número 125 de la revista Papeles.
La forma en que impactan las religiones en las actitudes que tenemos los seres
humanos hacia otros seres vivos y el medioambiente las convierte en un factor
determinante en la búsqueda de soluciones a la crisis de civilización que estamos atravesando. Este artículo analiza el papel de la religión y, en particular, del budismo, en el intento de construcción de otro modelo de desarrollo. La felicidad budista, o planteamientos como el buen vivir, que proponen una espiritualidad de la solidaridad y la reciprocidad para que todos los seres vivos puedan coexistir juntos, de forma justa, igual y sostenible para las generaciones futuras, son caminos que merece la pena explorar para salir de la crisis. El caso de Bután puede ser un buen ejemplo de ello.


Porqué las ciudades y las ciudadanías son tan importantes

El autor aborda en este artículo el papel de las ciudades y de sus ciudadanías ante el cambio de ciclo histórico. La extralimitación ecológica inducida por el metabolismo artificial de la especie humana se gesta principalmente en esa red de ciudades y hoy, tras más de dos décadas de continuo aumento del déficit ecológico y de crisis institucional de gobernabilidad global, puede afirmarse con contundencia que sin la acción inmediata y decidida de las ciudades y sus ciudadanías será muy difícil reconducir a tiempo las amenazas de crisis ecológica y colapso climático a las que se enfrenta la humanidad.


El Gran Oriente Medio: ¿tele-evangelismo o destino manifiesto?

El concepto de Gran Oriente Medio (GOM) hay que situarlo dentro del contexto de una nueva estrategia de EEUU. Solo así podrá entenderse cuáles son los objetivos de este proyecto y las contradicciones inherentes al mismo. También es necesario tener presentes las posturas de los Estados europeos y árabes ante esta iniciativa estadounidense. La tesis sostenida en este artículo es que a pesar de la validez y pertinencia de las numerosas críticas al GOM, sería poco prudente desecharla completamente, ya que la reforma árabe es una necesidad acuciante independientemente de la sinceridad de sus promotores estadounidenses.


La geopolítica del gas natural

En la partida de abultadas apuestas que es la geopolítica energética, el gas natural está alzándose rápidamente como el siguiente gran premio. Lo que supuso el petróleo para el siglo XX, lo será el gas natural para el XXI. La creciente demanda de gas natural, recurso que se perfila como la alternativa al petróleo, jugará un papel importante en la estructuración de las relaciones entre los países productores y consumidores. Alianzas estratégicas y conflictos por el gas natural compondrán el mapa de la geopolítica del futuro.


Consenso de Monterrey: ¿avance o retroceso?

La Conferencia Internacional sobre la Financiación para el Desarrollo, celebrada en marzo de 2002 en Monterrey (México), tuvo como principal objetivo promover la generación y difusión del financiamiento al desarrollo para cumplir las metas de desarrollo convenidas por la ONU en la década de los 90.


La política estadounidense y el desafío del terrorismo

La tendencia del gobierno estadounidense a ignorar los derechos humanos cuando se trata de la lucha contra el terrorismo puede permitirle adoptar determinadas medidas de seguridad a corto plazo, pero con el tiempo será contraproducente y puede ser el germen de nuevas acciones terroristas.